Mensaje del Papa Francisco al Encuentro Mundial de la Juventud Indígena

Queridos jóvenes,

Al finalizar la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, en julio de 2016, dije a los jóvenes voluntarios: Asumimos la memoria de nuestro pasado para construir la esperanza con valentía. Y ese es el lema que ustedes escogieron para este Encuentro Mundial de Juventud Indígena que les ha reunido del 17 al 21 de enero de este año (pre jornada de la JMJ) en Soloy, Comarca Ngäbe-Buglé, Diócesis de David, Panamá.

Los felicito porque es la primera vez que se organiza un encuentro pre-jornada JMJ especialmente para jóvenes de los pueblos indígenas, de los pueblos originarios, a nivel mundial. Una iniciativa que quiero agradecer a la Sección de Pastoral Indígena de la Conferencia Episcopal de Panamá, apoyada por el CELAM.

Queridos jóvenes, los invito a que este Encuentro, que reúne cientos de jóvenes de diversos pueblos originarios sirva para reflexionar y celebrar su fe en Jesucristo desde la riqueza milenaria de sus propias culturas originarias. Los exhorto a que sea una oportunidad para responder a la invitación hecha a la juventud en otros momentos de ser agradecidos por la historia de sus pueblos y valientes frente a los desafíos que les rodean para seguir adelante llenos de esperanza en la construcción del otro mundo posible.

Volver a las culturas del origen. Hacerse cargo de las raíces, porque de las raíces viene la fuerza que los va a hacer crecer, florecer y fructificar. Además, debe ser una forma de mostrar la cara indígena de nuestra Iglesia en el ambiente de la JMJ y afirmar nuestro compromiso de proteger la Casa Común y colaborar en la construcción de otro mundo posible, más equitativo y más humano.

Sin duda, los temas que, según la agenda, van a ser objeto de la reflexión de ustedes, estimularán la búsqueda de respuestas, desde la perspectiva evangélica, a tantas y tan escandalosas situaciones de marginación, de exclusión, de descarte y empobrecimiento a las que están condenados millones de jóvenes, especialmente jóvenes de los pueblos originarios, en el mundo. Que el actuar de ustedes, la conciencia de pertenencia a sus pueblos de ustedes, sea una reacción contra esta cultura del descarte, contra esta cultura del olvido de las raíces, proyectada hacia un futuro cada vez más líquido, más gaseoso, sin fundamento. Muchachos y muchachas ¡háganse cargo de sus culturas! ¡Háganse cargo de sus raíces! Pero no se queden allí. Desde esas raíces crezcan, florezcan, fructifiquen. Un poeta decía que “todo lo que el árbol tiene de florido, le viene de aquello que tiene de soterrado”. Las raíces. Pero raíces llevadas hacia el futuro. Proyectadas al futuro. Este es el desafío de ustedes hoy. Será un gusto para mí, encontrarlos en Panamá. Y mientras llega ese momento, les deseo los mejores éxitos en el Encuentro y les doy mi bendición.

Jatuaida, Jamorogodre (“Hasta luego, familia” – en lenguaje ngäbere)

Continuar leyendo

Mensaje desde el Encuentro Mundial de la Juventud Indígena

“Asumimos la memoria de nuestro pasado para construir la esperanza con valentía”

A los pueblos indígenas del mundo, a los hermanos y hermanas que comparten con nosotros la fe católica y a las personas de buena voluntad:

Nos hemos reunido, llenos de esperanza, jóvenes indígenas de 12 países representando a 40 pueblos originarios, del 17 al 21 de enero de 2019 en Soloy, Comarca Ngäbe-Bugle, Panamá, para compartir nuestra fe en Jesucristo desde la riqueza milenaria de nuestras culturas. Tratamos temas como de la memoria viva de nuestros pueblos, la importancia de vivir en armonía con la Madre tierra y ser protagonistas en la construcción del otro mundo posible. Nos alegró recibir el mensaje del Papa Francisco al inicio del EMJI donde invita a la juventud indígena “hacerse cargo de las raíces, porque de las raíces viene la fuerza que los va a hacer crecer, florecer y fructificar”.

En un ambiente de danza, música y oración, también compartimos impactantes testimonios que nacen de las realidades de nuestros pueblos, como sus luchas, anhelos, sueños, esperanzas y dolores, de los cuales brota un grito de la Madre Tierra y de sus hijos oprimidos.  Entre las numerosas violaciones a la dignidad de nuestros pueblos, escuchamos de las invasiones y explotación de territorios originarios, gobiernos que violan las leyes de protección ciudadana, las transnacionales y los grandes proyectos económicos que violan a la Casa Común a través de la minería, deforestación, construcción de hidroeléctricas y el turismo invasivo. Así mismo, reconocemos con dolor que las autoridades y gobiernos, quienes deberían de cuidar a la población en general, especialmente a los más débiles, crean alianzas con poderes económicos para llevar a cabo sus intereses individuales marginando a los demás.

Sentimos el sufrimiento que vive particularmente el pueblo Naso y Emberá en Panamá por la falta de respuesta del gobierno para la demarcación de su territorio, la masacre de los pueblos indígenas en Brasil, especialmente los Guarani, Kaiowa y Karipuna que viven con una amenaza inmediata de genocidio y la masacre de los jóvenes nicaragüenses por defender los derechos de sus pueblos. De igual manera nos preocupa la amenaza y el asesinato de líderes indígenas cuando defienden los derechos de sus pueblos y la Madre Tierra.

Por eso, nosotros los jóvenes indígenas, reunidos en una sola voz, exigimos el respeto de nuestra diversidad, cosmovisiones y nuestros modos de vivir, manifestados en las practicas del Buen Vivir.  De la misma forma nosotros como pueblos indígenas reconocemos que la tierra es nuestra madre, por eso demandamos el cuidado de la Casa Común para que todos los pueblos tengan vida y un futuro que ofrecer a las nuevas generaciones debido a que en esta tierra estamos entretejidos.

Hacemos un llamado a los gobiernos y a la sociedad en general que se reconozcan y demarquen los territorios indígenas, y proporcionen una educación que respete las culturas de nuestros pueblos como culturas distintas, con sus propias riquezas y sabidurías.

A nuestra querida Iglesia, pedimos los espacios apropiados para vivir nuestras espiritualidades, desde nuestras cosmovisiones, herencias de nuestras abuelas y abuelos, y el respeto a las teologías particulares de nuestros pueblos, frutos de la síntesis entre nuestra fe ancestral y la plenitud de nuestra esperanza en la persona de Jesucristo.

¡Ha llegado el momento de vivir con alegría el rostro indígena de la Iglesia!

Continuar leyendo

Ti tä nete (aquí estoy) – Himno de la JMJ 2019 en ngäbere

Ti tä nete

El himno oficial de la JMJ de la autoría de Abdiel Jiménez, se presenta ahora en el marco del Encuentro Mundial de Juventud Indígena en la lengua ngäbere. Esta interpretación llevada a cabo por jóvenes indígenas ngäbe añade, no solo palabras en la lengua nativa, sino sus instrumentos y el ritmo de la danza “jegui”.

Pensando en el lema del EMJI: “Asumimos la memoria del pasado para construir el futuro con valentía”, la idea es hacer una interpretación que se convierta en un espacio capaz de plasmar esa memoria del pueblo y de la historia indígena como un elemento indispensable para la vida

Ti tä nete… aquí estoy

Integra instrumentos y el canto tradicional como invocación a Dios. En el siguiente orden:

El Yusa: sonido del misterio, abre los sentidos al viento, a la vida, es un sonido que transporta hacia lo espiritual.

Canto del Kä: es la llamada a Dios Altísimo del que somos hijos, es una invocación ceremonial para que la presencia de ese Dios de la Vida inunde la realidad. Esta es cantada por una anciana con el ritmo ancestral de la maraca.

Drü: caracol con el que se emite el sonido que  convoca a todos los hombres y mujeres desde los cuatro puntos cardinales, de lugares distantes. Es  usado cotidianamente para hacer el llamado a la comunidad, es sonido que despierta, que llama, eco que nos pone en camino.

 Palo de lluvia: con su sonido característico infunde la tranquilidad y la paz  como el agua del río.

Junto a estos instrumentos se integraron solamente guitarra y bajo como acompañamiento a las voces y así presentar una interpretación fresca, sencilla y profunda con las voces de jóvenes entusiastas que al igual que María responden al Señor “He aquí…. Ti tä nete”

Intérpretes

María Teresa Gallardo  (Canto del Kä)

Shelsy García

Anais Rodríguez

Cristhian I. Gallardo Montezuma

Napoleón Ellington

Sergio Paolo Santo Vejerano

Vadimir Reyes Montezuma   (Drü)

 

Músicos:

Ramón Vejerano Morán         (Yusa)

Zully Quiroz A.                      (Guitarra)

Richard Hernández                (Bajo)

Shelsy García                         (Palo de lluvia)

“Ti Tä Nete”
Himno de la Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019 en lengua indígena ngäbere

Grupo cultural Ngäbe “Guaire Kare” (Siempre Juntos)
Parroquia San Vicente de Paul
Comarca Ngäbe-Bugle
Panamá

Grabado en RS Enterprise, David

“Ti Tä Nete”
Nun basaka, matare nüra nete
ni kämendebta awne juta matamata.
Nun toi kukwe Dänkienkwe driere
kukwe mäkwe awne kädriekä

Ño jän niebare, Mariakwe ye erere
Kukwe mikani mä kusete
ka nienibira nuere kä kuinbti
Kä raba nuere kä ti biembta

TI TÄ NETE, SRIBIKÄ DÄNKIENKWE,
KUKWE MÄKWE RABARARE TIBTI (2)
TI SRIBIKÄ MÄKWE
MÄ NGÄNKA ABKÄ TI
MÄ NGOBO ABKÄ TI

Ni raba Maria ye erere dikekä
Iglesia basakä ja tarekä
Monsodre, tetiko bta discípulo
Kä nuere, febta kukwe nguanka
TI TÄ NETE, SRIBIKÄ DÄNKIENKWE,
KUKWE MÄKWE RABARARE TIBTI (2)

kä jura ña raba nibta, ña
kä jura ña raba nibta
Kukwe kwin ngöbökwe ngwuena
Mikani täte Mariakwe ye erere
Kukwe Dänkien mirikä täte kwe

TI TÄ NETE, SRIBIKÄ DÄNKIENKWE,
KUKWE MÄKWE RABARARE TIBTI (2)
TI TÄ NETE, SRIBIKÄ DÄNKIENKWE,
KUKWE MÄKWE RABARARE TIBTI (4)

Continuar leyendo
Menú de cierre